Feelwood | La Madera
15446
post-template-default,single,single-post,postid-15446,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_popup_menu_push_text_top,columns-4,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

La Madera

18 May La Madera

Cuando nos planteamos abordar el proyecto como algo serio, el punto de inflexión que nos hizo dar el primer paso fue la compra de la madera. Para fabricar longboards o skates hay dos maderas principalmente que se llevan la medalla de oro a sus características tecnológicas; el arce y el abedul. Básicamente estas características se concretizan en unas fibras muy largas y flexibles y una densidad de unos 700 kg/m3, a grandes rasgos. Esto permite que con la técnica del desenrollo, se pueda optimizar al máximo la madera como las características tecnológicas de aquellas piezas que se construyan mediante las técnicas de contrachapado.

El primero, el arce, presente en gran partede el hemisferio norte (la bandera canadiense contiene su famosa hoja en forma de palma) y el segundo, el querido abedul, en prácticamente en toda Europa, incluso en nuestra tierra, pero la industria forestal de Galicia parece tan sólo contemplar el monocultivo de eucalipto blanco (especie asilvestrada. Siendo una planta alóctona que prácticamente se ha hecho con el territorio. Procedente de las antípodas, Australia) como única opción forestal. Este resultado es que en el mercado global, nos tuvimos que ir a comprar el abedul a Finlandia.

Suecia y Finlandia forman un clúster forestal muy potente y poseen la mejor tecnología en transformación de la madera, siendo vanguardia en los aspectos de la tecnología de la madera y en el mercado del abedul. Los norteamericanos y canadienses lo hacen con el arce.

No tenía sentido irnos a Norteamérica a comprar madera de arce si la tenemos en nuestro continente aunque sin el producto transformado como quisiéramos. No tiene sentido buscar materiales más económicos en el gigante mercado asiático (como el bambú*), así que nos hicimos con una cantidad enorme de madera para hacer patines directamente en nuestro continente, aunque no precisamente cerca. Desde luego buscábamos la madera de primera calidad y la encontramos. Además estos países nórdicos por su cultura forestal ofrecen al mercado una madera con garantías de sostenibilidad, a través de los distintos sellos de certificación forestal. Como clientes de la industria de la madera demandamos ese compromiso.

El resultado fue conseguir un producto de primera calidad.

*nota sobre el bambú: el bambú tiene unas buenas características tecnológicas para hacer entablillados, esto es encolar varas de bambú, consiguiendo así una estructura con unas fabulosas características técnicas, pero nuestro compromiso por construir bajo el criterio de intentar dejar una huella ecológica en este mundo lo más racional posible, nos aleja del bambú como material; por un lado no es un producto maderable, es una herbacea, una caña y no entra dentro de los llamados productos maderables, por lo que no se puede conseguir chapas como las obtenidas por desenrollo de troncos. Por otro lado en nuestra aproximación al bambú como material, nos encontramos que no es un producto que tenga certificaciones de sostenibilidad muy creíbles, cuando se destruyen bosques autóctonos para el monocultivo de esta caña, además de las grandes cargas de abonos minerales y fertilizantes que este tipo de cultivos tiene, con el consiguiente perjuicio para las aguas, para los suelos… para el planeta.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR